UN BUEN TERMÓMETRO

La visita de la delegación de Brasil a China puede ser un buen termómetro para el tratamiento que Colombia debe esperar cuando su Jefe de Estado, Juan Manuel Santos visite Beijing en el segundo semestre de este año.

La delegación brasilera, conformada por 350 oficiales del gobierno federal y 70 empresarios y liderada por la Presidenta Dilma Rousseff visitó a China con la intención de firmar al menos 10 acuerdos de cooperación para fortalecer el intercambio de tecnología e investigación, así como para robustecer aún más los lazos comerciales entre las dos naciones, a través acuerdos comerciales para un mayor intercambio de alimentos y bienes de uso personal. Pero la ambición se quedó corta con la realidad: Al finalizar la visita, habían sido 20 los acuerdos firmados entra las dos naciones, entre los que se incluye uno de cooperación en un satélite de beneficio común sino brasilero.

Mientras que China se posiciona como el primer país de intercambio comercial para Brasil, con una balanza comercial de U$ 30.78 billones de dólares de exportaciones hacia China y U$ 25.59 billones de dólares en importaciones, el panorama para Colombia es distante pero favorable, con una intercambio comercial de 46 partidas arancelarias de exportaciones hacia China, contra 942 partidas arancelarias de importaciones desde ese país, según la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia.

El reto del Presidente Santos cuando visite a Hu Jintao en Beijing durante el segundo semestre de 2011, será fortalecer los lazos comerciales y propender por un aumento de intercambio social y cultural que beneficie a los dos países.

Y mientras Brasil y China buscan estrechan sus vínculos comerciales, también compiten fuerte por la construcción de la línea férrea del Carare en Colombia. Una delegación china visitó el pasado 23 de octubre al Presidente Juan Manuel Santos, a quien le manifestó  abiertamente su interés para construir la línea de 250 kilómetros que permitirá comunicar al Océano Atlántico con el Océano Pacífico a través de un puerto seco que le permitirá a Colombia competir con Panamá y su canal marítimo que alguna vez le perteneció. La inversión férrea asciende a U$ 1.000 millones y no sólo China sino también Brasil han mostrado interés en su construcción y en el desarrollo del puerto en las costas colombianas.

Aunque el Presidente Santos se ha mostrado muy interesado en le inversión china, la revista The Economist advirtió la semana pasada que el proyecto ferroviario chino en Colombia es una ambición tan lejana como la distancia que separa a Colombia de China, pues los problemas de corrupción que ha afrontado la administración de Liu Zhijun, el ministro responsable de la construcción ferroviaria china, son un gran obstáculo para que China busque en este momento expandir sus proyectos ferroviarios más allá de sus fronteras.

Sin embargo de lo anterior, una visita de bajo perfil tuvo lugar el pasado 31 de marzo en el Palacio de Nariño. Al palacio presidencial asistió el empresario maltés Shiv Shankaran Nair, presidente de British Borneo Holdings Ltd. Este empresario independiente se ha caracterizado por ser un hábil representante del gobierno chino y es quien ha adelantado serias negociaciones en países africanos a donde ha llevado de manera exitosa, billonarias inversiones chinas, no en vano la revista Diplomat lo ha calificado como “el arma secreta china en África”.

En esta oportunidad, representando a China Railways y a China Harbour esta arma secreta china se reunió a puerta cerrada con el primer mandatario de los colombianos para discutir los intereses chinos en la creación del canal seco que competiría con Panamá, permitiendo la conexión de Atlántico con Pacífico, tema que será fundamental en la gira que del Jefe de Estado colombiano en China, en la cual, además, deberá fortalecer los lazos comerciales que ya desde 2009 se habían estrechado con el gigante asiático, cuando el entonces vicepresidente y primo del actual presidente, Francisco Santos firmó en nombre de Colombia 7 acuerdos que pretenden impulsar la cooperación económica y técnica, así como la atención de desastres naturales, como la ola invernal que actualmente afecta seriamente a Colombia.

Y como si esos 7 acuerdos recientes fueran poco, en la última visita de la Secretaria de Estado china Liu Yandong a la región, China firmó acuerdos bilaterales con Colombia, Chile y Ecuador en enero de este año, para fomentar la investigación científica, fortalecer los lazos académicos, intercambiar tecnología agrícola y establecer un fuerte programa de tecnologías de información y telecomunicaciones que beneficien a las naciones signatarias.

Por lo anterior, el reto de Santos en su visita a China no sólo será atraer inversión china a su país, sino fortalecer los vínculos diplomáticos y comerciales que han forjado las dos naciones durante la última década y que sin lugar a dudas beneficiarán a Colombia y a la región y ayudarán a China en dar un paso adelante en su ambición expansionista.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿QUE SABEMOS DE LA ENERGÍA NUCLEAR CHINA?

El hermetismo chino entorno a información sensible y de importancia mundial se vuelve a apretar. En esta oportunidad, me refiero al caso de las plantas nucleares chinas y lo que sabemos de ellas. Y el tema es oportuno, si se tiene en consideración el desastre nuclear por el que atraviesa Japón  y las medidas como la tomada por la Unión Europea de revisar 143 centrales nucleares en 27 de sus países.

Los inicios de la historia nuclear de China se remontan a la ambición de Mao Zedong por tener un arma nuclear y a la colaboración que en un principio recibió de la Unión Soviética en la década de los cincuentas, colaboración que fue fundamental para China,  pero que duró hasta que vino la crisis entre aquél país y la Unión Soviética. Sin embargo, esto no frenó los planes nucleares chinos y el 16 de octubre de 1964 se detonó con éxito la prueba que sería llamada “596”. Cuatro años después se firmaría el Tratado de No Proliferación Nuclear que legitimó y restringió el uso de armas nucleares a tres países que a esa fecha ya habían realizado pruebas nucleares: Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Soviética (a su caída, reemplazada por Rusia en el Tratado). A ese club pertenecen también Francia y China desde 1992 y son reconocidos por 188 Estados que han adherido al Tratado.

Luego de la prueba “596”, en 1970 China anunció un ambicioso plan de energía nuclear que se haría realidad casi 22 años después con la conexión de la planta nuclear Qinshan a la red eléctrica china que hoy recibe casi 2% de su energía desde centrales nucleares. La planta de Qinshan tiene cinco etapas de construcción proyectadas, de las cuales tres ya han culminado de manera exitosa, la última con el apoyo de la Agencia de Energía Atómica de Canadá.

La ambición nuclear China y el plan de 1970 han seguido un ritmo único en el mundo: para el año 2004 China tenía 10 plantas nucleares que promediaban una edad de 4 años. Y entre el 2004 y la fecha, otras 3 plantas han sido inauguradas. Actualmente hay 27 plantas más en construcción, que fueron congeladas para revisión y ajustes por el politburó a raíz del terremoto y del tsunami que generaron la crisis nuclear que hoy tiene en vilo a Japón.

Y si la ambición china de energía nuclear es grande, la de sus armas nucleares también lo es: China cuenta actualmente con 176 cabezas nucleares activas de un total de 241 que posee. China está lista para cualquier guerra nuclear, pero su capacidad se esconde tras un tono pacifista a nivel internacional: su embajador Li Baodong pronunció ante el foro de la Naciones Unidas que el camino correcto para manejar el tema nuclear iraní es el diálogo. Y digo que el tono pacifista es a nivel internacional, pues hacia su interior, China no tolera y no admite críticas ni a sus planes nucleares ni a su explotación de uranio, la materia prima que requieren las plantas nucleares y que es explotada por la China National Nuclear Corporation en aproximadamente 17 minas en territorio chino y una más en la República de Níger, de la que se espera una producción anual de 600.000 toneladas. Y digo que China no admite críticas a sus planes nucleares en su interior, pues como lo anota Elizabeth C. Economy, ni siquiera los oficiales de Greenpeace en Beijing se atreven a pronunciarse sobre los efectos ambientales de las plantas nucleares, quizá por el miedo de correr la suerte de activistas como el ex trabajador minero Sun Xiaodi, galardonado con el Nuclear Free Future Award, y su hija Sun Dunbai, quienes en 2009 fueron sentenciados a trabajos forzosos y a prisión bajo el argumento de haber cometido crímenes contra la seguridad nacional, al haber exhibido carteles contra la polución nuclear y denunciado la violación de derechos humanos.

Hoy por hoy, ni las protestas de Xiaodi y su hija, ni el terremoto de 9 grados en la escala de Richter que tiene al mundo pendiente de los niveles de radioactividad en Japón frenarán los planes nucleares de China. Si bien han contemplado una seria revisión a sus plantas nucleares y a los proyectos expansionistas, el proyecto de llegar a 86 giga vatios de producción energética en el año 2020 (Japón cuenta actualmente con una capacidad de 48 giga vatios) no se detiene y se esperan inversiones anuales de 10 billones de dólares hasta cumplir con la ambiciosa meta, además de continuar con su activa participación en el proyecto mundial ITER (Reactor Termonuclear Experimental Internacional) y con serias investigaciones para reemplazar el uranio por sales de torio fundido, pues, como lo afirmó la Academia de Ciencias China, una tonelada de estas sales podría reemplazar 200 toneladas de uranio, cuya explotación día tras día, pone en jaque la existencia de la raza humana.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

JASMINUM REPUBLICANUM

Es cierto que la Jasmine Revolution se ha metido en la agenda de todos los periodistas pendientes del acontecer chino y nos ha hecho dejar de lado otros temas relevantes de la región. Hace unas horas, mientras amanecía en Colombia y anochecía en China, la emisión internacional de CNN informó sobre la revolución de los jazmines, con unas cuantas entrevistas a oficiales y maestros en Beijing, quienes desacreditaron los conatos de protesta y dijeron que la Jasmine Revolution nunca prosperará, pues el sistema está diseñado para no colapsar y los chinos viven felices con él.

Pero si los chinos viven felices bajo el control del politburó, hay al menos dos personas en el mundo a quienes, aparentemente, no los seduce el modelo chino: El magnate y futuro precandidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos Donald Trump, y el noveno Embajador de Washington en Beijing, y también republicano Jon Huntsman hijo.

El pasado 9 de febrero Piers Morgan, estrenando su talk show en reemplazo de Larry King, le abrió un capítulo a Trump, en lo que pareció más que una entrevista, una declaración de guerra, como aquella proclamada por Colin Firth en el papel del Rey Jorge VI en El Discurso del Rey. Sin embargo, esta vez la guerra que declaró Trump no fue precisamente contra Obama y su flojo gobierno demócrata, como lo habría señalado hace algunos meses: la declaración de guerra fue nada más y nada menos que contra los chinos. Y para que no me crean exagerado, vale decir que Trump utilizó la palabra “China” 16 veces en un programa de 60 minutos. Y la verdad, no la utilizó de un modo muy sutil, veamos:

Mientras Morgan trataba de ser encantador para la audiencia, Trump se ensañó contra China desde la primera pregunta, afirmó que los chinos se están jodiendo a Estados Unidos, le están quitando el empleo a los gringos y mientras tanto, ellos los ayudan a reconstruirse y a salir adelante. Ante la pregunta de Morgan de qué hacer  entonces con los chinos, Trump no dudó un segundo: Dijo que lo primero que haría como Presidente de los Estados Unidos, sería anunciar aranceles de 25% para los productos chinos, y que eso haría que los chinos se arrodillaran a su mesa al siguiente segundo y dejarían así de manipular la moneda, que valga decir, hoy por hoy los tiene en jaque.

Pero si lo anterior no pareció lo suficientemente fuerte como para impresionar a Hu Jintao y a Wen Jiabao (que quizá no pueden sintonizar CNN por la censura impuesta contra la CNN y la BBC como lo informó hace unos días @jonathanwatts), Trump fue más lejos cuando dijo: “los veo como el enemigo…de hecho ellos lo saben, saben que son el enemigo. Ellos son el enemigo. Ellos dicen que son el enemigo” y ante la sorpresa, Morgan le pidió a Trump que explicara si son un enemigo comercial, o si por el contrario son como Al Qaeda, a lo que Trump respondió sin contundencia “Bueno…es muy malo”, a lo que Morgan intentó bajar el tono diciendo que, bueno, los chinos sólo están compitiendo. Pero esto a Trump esto no le pareció y se fue más allá diciendo que los chinos no compiten, sino que mienten y que así no se puede competir.

Y en medio del manifiesto de guerra, Trump se quejó: Dejó claro que todo su imperio lo ha construido, entre otras con vidrio chino que ya no quiere comprar más, se quejó de haberle vendido un apartamento de 33 millones de dólares a una pareja china, se quejó de que los chinos hubiesen mentido en los Juegos Olímpicos poniendo competidores menores de edad y a una cantante que en verdad no cantó el himno, sino que una grabadora lo hizo por ella al mejor estilo de Milli Vanilli, lo cual, a propósito les evitó una metida de pata como la de Christina Aguilera en el Super Bowl.

Pero la preocupación de Trump no se quedó en la cantante falsa de los Olímpicos: dijo que los chinos están dispuestos a acabar con la economía estadounidense, se están armando militarmente, están comenzando a construir aviones con ventas proyectadas de 40 billones de dólares, lo que destruiría a Boeing. Pero a Trump se le olvidó decir que lo que va a destruir a Boeing son sus constantes atrasos en la fabricación, como el que tiene a punto de echar a pique una orden de 15 aviones 787 que China Eastern compró dentro de un paquete de 57 aviones de este tipo que la Boeing le vendió a diferentes aerolíneas chinas.

Y si usted, querido lector, se pregunta cómo va a llevar a cabo Trump su guerra contra China, la respuesta de Trump es sencilla: Va a remover a los diplomáticos (quizá también a su copartidario que representa actualmente los intereses de Estados Unidos en China) y los va a cambiar por los “tiburones” de Wall Street. Y a Hu Jintao lo va a mandar a comer…McDonald´s. Así lo afirmó Trump cuando la cogió contra Obama por haber recibido a Jintao como un huésped de primera: “El Presidente de China viene y le damos comida de cinco estrellas en la Casa Blanca…Yo le habría dicho que viniera a mi oficina, habláramos y si no logramos un acuerdo, lo mandamos a comer a McDonald´s y de regreso a China”.

Y el problema de mandar a Hu Jintao a comer a McDonald´s es que si le queda gustando, quizá se encuentre a la entrada del restaurante de comida rápida de Wangfujing, en Beijing con el Embajador Huntsman que fue pillado en medio de unas manifestaciones de Jazmín contra el gobierno chino, luciendo una chaqueta con una gran bandera americana. Pero Huntsman es sólo un republicano, uno más como Trump. No creo que aborrezca a los chinos, él sólo pasaba por Wangfujing con su familia, quizá buscando a los diplomáticos chinos a ver si ya se preparan en McDonald´s para la guerra de Trump.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

EL MISTERIO DE LA LÍNEA 1301

En enero de 2011, Zhao Wei se destacaba con buenas notas como estudiante de cuarto año en la Universidad Tecnológica de Hebei. Hebei es una provincia china, ubicada en el nororiente del país, que rodea a la ciudad de Pekín, tiene una costa de cuatrocientos ochenta kilómetros y su capital es Shijazhuang. Y Hebei no es una provincia como las que estamos acostumbrados a imaginar: su población de 70 millones de habitantes por poco iguala la población de Alemania y casi dobla la de Colombia.

Para las festividades del año nuevo chino, el pasado 22 de enero el joven universitario decidió viajar con un amigo (cuyo nombre no ha sido revelado) a Zalantun, un poblado en el interior de Mongolia cuya población – estimada en 130.000 personas – vive del turismo y la agricultura.

Los estudiantes compraron sus tiquetes y abordaron el tren que cubre la línea 1301, en un recorrido aproximado de 1300 kilómetros en sentido nororiental, que dura casi 21 horas. El tiquete de Zhao fue marcado con la silla 45 del vagón número 12, mientras que a su amigo le correspondió una silla en el vagón número 11. Para Zhao, como para cualquier otro ser humano, habría sido más cómodo viajar al lado de su amigo. Como esto no ocurrió, una vez a bordo del 1301 con destino a Zalantun, el joven Zhao solicitó a un sobrecargo ayudarlo a cambiar de silla, para quedar – al menos -, en el mismo vagón con su compañero de universidad. La respuesta del sobrecargo fue burlesca y aparentemente irrespetuosa, por lo que Zhao presentó una queja ante el conductor del tren.

A eso de las 10 de la noche cuando el tren ya habría viajado quizá durante unas 12 horas desde la estación de Tianjin, Zhao ingresó al vagón número 11 en busca de su amigo. Zhao traía consigo sus maletas y le dijo a su amigo que había hecho algo que le había molestado al conductor del tren y que prefería sentarse a su lado, por lo que logró cambiar de puesto con el pasajero que se encontraba al lado de su amigo en el vagón número 11.

En China existe una autoridad policial llamada la Policía Ferroviaria, cuya jurisdicción, evidentemente, es sobre los trenes, sus estaciones y sus vías, a lo largo de todo el país.

A eso de las 3:00 de la mañana, agentes de la policía ferroviaria se acercaron al puesto que ocupaba Zhao y le solicitaron que los acompañara. El tren siguió su rumbo y sus paradas programadas en el camino a Zalantun, a donde arribó como estaba programado a las 6:21 a.m. El amigo de Zhao desembarcó el tren y comenzó a preguntar por su amigo, sin obtener respuesta alguna.

A las 8 de la mañana los padres de Zhao recibieron una llamada de la policía ferroviaria, para informarles que su hijo estaba siendo atendido por politraumatismos tras haber saltado de un edificio en la estación intermedia de Daqing. Sus padres salieron de inmediato hacia la ciudad de Daqing, en la provincia de Heilongjiang en busca de su hijo. La ciudad de Daqing queda a 17 horas en tren de Tianjin y a tan sólo 3 horas de viaje del destino final de los jóvenes universitarios, uno de los cuales jamás llegaría.

Cuando los padres de Zhao arribaron a la estación de tren de Daqing, les informaron que su hijo ya estaba muerto por haber saltado a las 7:20 de la mañana, de una ventana de aquella estación.

Cuando los padres pidieron ver los videos de seguridad de la estación, les dijeron que no había, que no existían. ¿Curioso, no? Aparentemente hay cámaras de seguridad por toda la estación. Los chinos no se dan el lujo de desperdiciar panópticos donde los puedan poner y qué mejor lugar para ponerlos que en una estación de tren. Como sus padres no consiguieron respuesta en vídeos de seguridad, solicitaron fotos de la escena del siniestro. La respuesta esta vez que esta vez dio la policía, es que no habían asegurado el área y que no había fotos del lugar a donde supuestamente cayó Zhao y perdió la vida.

Cuando la familia pidió entonces ver el cuerpo de Zhao, la policía se rehusó y pidió paciencia mientras se realizaba todo el papeleo.

El cuerpo sin vida de Zhao reposaba en la morgue de Daqing y las únicas noticias que la familia recibió aquél día, fue un certificado médico del Hospital General de Daqing en el que manifestaban que la causa de la muerte había sido un trauma craneoencefálico.

En la noche del 24 de enero, finalmente los padres de Zhao pudieron recibir el cuerpo. No era el hijo del que se habían despedido la última vez que lo vieron. Era el cadáver de un señor, vestido con un traje fúnebre a la mejor usanza china, comprado por el jefe de la estación de trenes de Daqing a un precio de 2.600 yuanes (aproximadamente $ 395 dólares)

De la boca del joven sobresalía una moneda china de la que colgaba un hilo rojo. Tradición también. Pero, ¿por qué se molestarían las autoridades en entregar un cadáver vestido para su funeral? ¿Cuántas veces hemos oído que los muertos salen de las morgues envueltos en elegantes paños para sus velorios? ¿Exceso de generosidad o hay algo que no conocemos?

Las fosas nasales de Zhao estaban ocupadas por dos tacos de algodón. Su ojo derecho tan morado como podría quedar el ojo de alguien que hubiese sido golpeado por Mike Tyson; algunas cicatrices sobresalían en su sien, en la oreja derecha y bajo su mandíbula y mentón del mismo costado. El dorso de su mano izquierda cubierto de moretones con extraños y parejos hoyos en tres de los nudillos de su mano izquierda, mientras que en los otros dos dedos de la misma mano se hacían vistosos pequeños valles que hundían la inerte carne, como atraída por las uñas. Su espalda llena de círculos morados y sus muñecas coloradas como si hubiesen sido aprisionadas por asfixiantes esposas.

Junto al cuerpo de Zhao, yacía una bolsa con la ropa que vestía en su viaje a Zalantun: Una chaqueta marca Yishion, talla “L”, bañada en sangre; unos tenis negros con un símbolo blanco imitación de Nike, salpicados con sangre, una camiseta blanca salpicada con sangre y unos calzoncillos azules ensangrentados – quizá como producto de una inexplicable inflamación con la que apareció el escroto de Zhao -, finalmente unas medias grises a rayas, salpicadas también en sangre.

¿Fue la muerte de Zhao Wei, en verdad el resultado de haber saltado por una ventana de la estación? ¿Cómo llegó Zhao hasta aquella ventana? Acaso ¿fue conducido por los agentes de la policía ferroviaria? ¿Por qué lo bajaron del tren? ¿Son las heridas en el cuerpo de Zhao más parecidas a las de un torturado que a las de un suicida? ¿Por qué habría Zhao de saltar por una ventana cuando en su vida sólo había alegría, carnavales y un viaje para celebrar el año nuevo chino? ¿Por qué su muerte se produjo a las 7:20 de la mañana, cuando su tren arribó a Zalantun a las 6:20 de la mañana y su desaparición a las 3:00 de la mañana? ¿Qué fue de la vida de Zhao entre las 3:00 de la mañana y las 7:20 de la mañana?

¿Por qué, por qué, por qué? Todos estos interrogantes comenzaron a cruzar por las mentes de los familiares y del amigo que viajaba con Zhao, que ya había recibido las fatales noticias en Zalantun.

Cuando la familia de Zhao solicitó una autopsia, ésta les fue negada, por lo que debieron presentar una acción judicial solicitándola. Tras la orden judicial, el 26 de enero un informe de autopsia reveló que Zhao había muerto por caer de altura, lo que le produjo un trauma craneoencefálico severo. Aunque el reporte mencionó que sus órganos internos también habían sufrido heridas fatales, nada se dijo, por ejemplo, de las heridas que presentaban los testículos de Zhao.

Mientras la familia de Zhao reclama justicia contra quienes sacaron a este joven universitario del vagón 11 de la línea 1301, las autoridades ferroviarias, envueltas desde hace poco en un tremendo escándalo de corrupción y malos manejos, ordenaron una investigación contra sus propios agentes y contra las directivas de la estación de Daqing por el caso de Zhao Wei.

Y mientras la familia clama por colaboración de la ciudadanía, las autoridades de nuevo han apretado los clicks, esta vez intentando borrar cualquier rastro de esta noticia en los portales, mientras diarios como el Oriental Morning Post luchan contra la censura para permitir que el caso de Zhao sea conocido, prevalezca la justicia y nunca jamás se repita la misteriosa historia de una muerte como la de Zhao en la Línea 1301.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LOS FIELES JARDINEROS Y SUS PERSEVERANTES PLANTAS

En mi última columna escribí sobre la lucha que China da contra el contagio del efecto dominó que nació en el norte de África, se extendió por Oriente Medio y ha amenazado con llegar a las lejanas ciudades de Beijing y Shangai, en las que sin saberse cómo, nació la Jazmin Revolution, que fue automáticamente podada por las autoridades chinas casi desde el momento en que fue sembrada en Internet. Sin embargo del arduo trabajo de aquellos jardineros disfrazados de policías en las calles e ingenieros de sistemas en gigantes centrales informáticas, algunos capullos de la Jazimn Revolution han seguido brotando y los jardineros fieles al régimen del politburó no han tenido problema en afilar sus tijeras para cortar los tallos del jazmín tan pronto como los han visto florecer a la entrada, esta vez, de un Starbucks en Beijing.

De nuevo, algo pasó el fin de semana y los jardineros no permitieron, por segunda vez, que esta revolución de los jazmines floreciera. Pero quizá esas semillas de jazmín ya estén sembradas y sólo necesitan que el tiempo las cobije mientras el agua y el sol les permiten florecer. Mientras tanto, China esperará a que la historia, quizá se repita.

Y digo que China quizá esperará a que la historia se repita, pues ya se ha visto cómo la historia se repite en el mundo entero y para la muestra un botón (de jazmín)::

Un día como hoy, pero del año 1871, Napoleón III fue depuesto como rey de Francia. Hoy, varios “emperadores” tambalean como aquél. Igualmente un primero de marzo, pero de 1912, un valiente llamado Albert Berry se lanzó al vacío desde un avión, estrenando el primer paracaídas jamás antes visto. Noventa y nueve años después la proeza de Berry sería imitada por valientes soldados libios que desacataron las órdenes de Gadafi y se eyectaron de sus aviones hacia un vacío incierto, pero lleno de verdugos.

También un primero de marzo, pero 1919 nació en Corea el Samil Movement, un movimiento pacífico de resistencia civil promovido desde las bases populares y en oposición a la ocupación japonesa de su imperio. El movimiento resultó en la pérdida de control por parte de Japón y en la firma de un acuerdo en Shangai para establecer un gobierno de transición que crearía lo que después sería conocido como la República de Corea.

Y como la historia se repite y las revoluciones se contagian más rápido que la gripe aviar, el caso del primero de marzo de 1919 no fue la excepción. Las noticias de la revolución coreana llegaron a los oídos de Mahatma Gandhi en Sudáfrica, quien volvió a su India natal, en donde lideró la ya famosa revolución Satayagraha en abril del diecinueve. Aquella epidemia no paró en India, pues se extendió a las Filipinas, en donde en junio del mismo año, miles de estudiantes se levantaron en contra de la colonia americana y lucharon por su independencia. Las noticias de las revueltas no demoraron en extenderse por Oriente Medio, a donde entraron por la puerta africana de Egipto y se regaron como pólvora por Oriente Medio, decenas de movimientos civiles surgieron para desprenderse de las administraciones británicas de las colonias. Y todo esto por la revolución del primero de marzo, de aquél 1919 que hoy volvemos a sentir pero esta vez bajo la fecha 25 de enero de 2011 desde la tierra que en África imitó alguna vez una revolución pacífica nacida en Corea.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

LA CUARTA DIMENSIÓN

Algo pasó en China y así lo afirmó Diego Laje (En Twitter: @dlaje) desde Hong Kong en su última publicación en Tianamén 360. Y algo pasó, porque las autoridades chinas actuaron de manera contundente durante el último fin de semana, previniendo un posible contagio – esta vez no de gripe aviar -, sino del efecto dominó que a China llegó con el nombre de la Jazmin Revolution. La prensa hongkonesa, libre para informar de estos acontecimientos, reportó que cientos de personas se movilizaron tras una convocatoria que llegó a 13 ciudades. Pero China respondió con contundencia, apretó los clicks de censura en Internet, puso bajo arresto preventivo a decenas de líderes de derechos humanos, encerró a los estudiantes que atendían clases en las universidad de Shaanxi y Jiangsu para que no pudieran salir a protestar, y dispersó en menos de una hora a cientos de personas que se dieron cita en la puerta de un McDonald´s de Beijing para protestar. Algo pasó, pero finalmente, nada pasó. Y nada pasó, gracias a que China, a diferencia de los regímenes que siguen el camino de Egipto, sí ha sabido controlar y entender a Internet.

Luego de la primera guerra mundial, el Coronel norteamericano Billy Mitchell comprendió que las siguientes guerras las ganaría quien tuviera el control de la “tercera dimensión”: el aire. Y aunque le costó mucho trabajo convencer a su gobierno, tuvo razón, o si no que le pregunten a los japoneses que sufrieron tremendamente las embestidas de los B-29 rociando napalm –por no hablar de las bombas atómicas – sobre las ciudades del país del sol naciente. Pues bien, hoy muchos nos atrevemos a decir que la guerra la gana quien controla la “cuarta dimensión” que no es otra cosa que la internet: China lo hace bien y eso garantiza una relativa estabilidad política que, aunada con la falta de interés del pueblo chino de cambiar de régimen, permite al presidente Hu Jintao y al Primer Ministro Wen Jiabao dormir tranquilos para seguir planeando la conquista del mundo Made in China, sin las incomodidades que Jack Dorsey, fundador de Twitter, Marck Zuckerberg, fundador de Facebook y Lawrence E. Page, fundador de Google, le están causando a regimenes tambaleantes como el de Libia, cuya única defensa informática se traduce en poner videos de alabanza a Gadafi en la televisión estatal, para cortarlos cuando el bizarro dictador o su hijo salen descontrolados gritando y clamando por una guerra civil que les permita morir como mártires.

Como inicialmente había planeado escribir sobre algunas noticias chinas que afectan de manera más directa a nuestra región, pero los últimos acontecimientos desviaron mi atención, quiero compartir dos noticias de grán interés: En primer lugar, se reunieron ProChile, PromPerú y Proexport (Colombia) en Lima, para discutir estrategias conjuntas que le permitan a los tres países sudamericanos alcanzar mercados de la región Asia – Pacífico. Parece muy interesante la estrategia y Colombia envía un mensaje claro: sí le interesa mayor integración con la región suramericana, contrario a lo planteado por la campaña de desprestigio chavista. Los beneficios de esta alianza tripartita parecen prometedores.

De otra parte, es importante registrar que Argentina, Brasil y México avanzaron en estrechar los lazos diplomáticos con China. Mientras el embajador del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en Beijing se reunió con el Viceministro Li Jinzhang para discutir sobre las relaciones bilaterales, los cancilleres de Brasil y México sostuvieron conferencias telefónicas independientes con el Canciller Yang Jiechi para discutir los problemas de interés común.

La próxima semana, esperemos contar con más estabilidad en la región de oriente medio para no perder la atención sobre los proyectos que, más hacia el oriente, hacen brillar a las cinco de China.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , | 1 Comentario

ESTRELLAS EN EL HORIZONTE

Por: Sergio Held Otero

Cinco estrellas será el nombre de esta columna que se publica desde hoy. Cinco estrellas son las amarillas que acompañan la bandera china diseñada por Zang Liansong y que ondea en Tianamen desde aquél primero de octubre de 1949 cuando se anunció la fundación de la República Popular China. Cinco estrellas, también, se posan sobre una flor de loto en la bandera y el escudo de la Región Especial Administrativa de Macao, diseñados en 1993 por Xiao Hong y previendo la transición del dominio portugués al control chino sobre la península y las islas de Coloane y Taipa, que ocurriría seis años después, el 20 de diciembre de 1999. Y finalmente, cinco son las estrellas que se incrustan también en los pétalos blancos de la flor del árbol bauhinia blakeana que se imponen sobre un fondo rojo en la bandera de la Región Administrativa Especial de Hong Kong desde 1990 y que se ondea en el puerto fragante desde el primero de julio de 1997.

A todas esas estrellas agrupadas de a cinco y tan anheladas por los hoteles del mundo, el nombre de esta columna que pretenderá abordar las más interesantes noticias de China y sus dos regiones especiales – Hong Kong y Macau – y acercarlas a las realidades colombiana y latinoamericana que día tras día entienden mejor la necesidad de fortalecer los lazos comerciales, sociales y culturales con la tierra de Confucio.

Y qué mejor para inaugurar esta columna, que la noticia anunciada por el presidente Juan Manuel Santos desde Inglaterra, sobre la construcción de un puerto seco – cerca a Cartagena – que conecte con el Mar Pacífico a través de una carrilera de de más de 450 kilómetros, para que finalmente sobre cargueros se naveguen los 8902 millas náuticas (o 16.487 kilómetros) de océano que separan al municipio de Jurado en del Departamento de Chocó, de la Región Administrativa Especial de Hong Kong. La pregunta que surge es por qué no instalar el centro de ensamble que los chinos requieren, directamente en el Chocó. Sería una gran oportunidad de desarrollo para el deprimido departamento que podría ver cómo el 13.5% de los productos que importamos en Colombia – desde la China – entraran a y fueran preparados para su distribución y consumo a través del Chocó para seguir alimentando la reñida competencia comercial que China tiene con Estados Unidos, y al que ya le pisa los talones al punto de que para el Embajador de Colombia en Washington ya resulta molesto utilizar el ejemplo, pero que le resulta necesario ante el vencimiento de las preferencias arancelarias para los productos que de Colombia entran al país del Tio Sam, cuyo Congreso además – bien sea por falta de interés o porque el Presidente Barack Obama no lo presenta a consideración de sus opositores -, se niega a aprobar un tratado comercial que podría ayudar a reducir el 9% de desempleo con el que aún debe lidiar el Presidente demócrata para repuntar en las encuestas y en una eventual reelección.

Colombia debe, sin embargo, seguir analizando la viabilidad de este puerto seco que requerirá que los colombianos demos lo mejor de nosotros para contar con operaciones eficientes que permitan descargar los barcos provenientes del Océano Atlántico, cargar los trenes para recorrer el equivalente de la distancia que hoy en día separa por carretera a Bogotá de Medellin, descargar los trenes en el Chocó y cargar los barcos en el Pacífico. Y todo lo anterior no sólo requiere eficiencia, también necesita seguridad para la vía férrea y para los millones de dólares en carga que por la misma serían transportados. Amanecerá y veremos, quizá, a las cinco estrellas de la bandera China en un carguero atracando cerca al pequeño municipio de Jurado.

Eclipse: La tenista colombiana Mariana Duque fue vencida por la china Han Xinyu 6-1 3-6 6-1 en la Copa Colsanitas de Tenis. Xinyu ocupa el número 136 en el ranking mundial de tenis y tiene 20 años de edad y acumula premios por U$ 121.765, mientras que Duque con 21 años ocupa el puesto 150 del ranking mundial y acumula premios por U$ 260.245

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios